viernes, 28 de octubre de 2011

La música está hecha de agua



En otra entrada del blog, esta exactamente, hablaba de las tonalidades y su relación con sentimientos específicos en el pasado. Hoy en día esto se ha dejado un poco de lado porque cualquier tonalidad si se sabe utilizar al componer puede expresar lo que uno desee.
Pero lo que no se puede negar es que hay canciones que nos hablan directamente sin palabras, que nos demuestran de que pasta están hechas con un extraño idioma que casi todos entendemos. A partir de esto ¿Y si aplicamos un poco de física cuántica?




A partir de mi limitado conocimiento sobre la materia llegué a la conclusión de que las vibraciones nos hablan, no directamente, no de la manera literal, si no más bien a base de frecuencias que recoge el agua de nuestro cuerpo. Estamos hechos de un 60% de agua, así que, en algo tendrá que influir ¿no? Así que dejarme hablaros de estas cavilaciones musicales no tan comunes (creo).


Cómo hemos visto en el vídeo, el agua reacciona a las emociones, ¿el mayor conductor existente hasta en nivel molecular? ¿el agua habla al agua? Pueden ir por ahí los tiros.
Al nacer tenemos más agua en el cuerpo, ¿eso explica por qué los bebes son tan sensibles a las emociones? ¿Explica también por que nos volvemos un poco menos sensibles al crecer?
Tantas preguntas y tan poco tiempo, pero mejor nos centramos en lo que tratamos aquí: la música.


Como ya dije en el artículo primeramente citado, en el pasado se creía que cada tonalidad representaba unas clases de emociones o de conceptos. Estaban menos avanzados, pero, ¿y si estaban más en lo cierto que actualmente? Sin tener los medios y conocimientos para saber el poder del agua, supieron encontrar las alteraciones que producía cada melodía en nosotros. Me atrevo a decir que si mirásemos de manera microoscopica nuestra sangre mientras escuchamos el La Mayor (Alegre, inocente, satisfacción...) se modifica el líquido muy similar a cómo si hiciéramos el experimento del vídeo.

De alguna forma con la música hemos descubierto a modificar las vibraciones del aire de tal manera que el agua de nuestro cuerpo reaccione. Me atrevería a decir que es un descubrimiento de uno entre un millón, algo mágico e impensable para aquellos arcaicos tiempos de descubrimiento primario. Me sorprende incluso que no hayan inventado armas con la música, una frecuencia sonora musical que pueda hacer daño como siempre quieren los de investigación armamentística.
Otra teoría que me surge es que una persona es más sensible o menos según la cantidad de agua que tenga en el cuerpo, como ya he indicado, pero es tan leve la diferencia que apenas nos percatamos. Que alguien sea insensible no tiene porque venir de un problema mental, si no por que en lugar de 60% de agua este posea un 58%, por citar cifras de alguna forma, por lo que ese 2% marca la diferencia. Al revés ocurre con la gente más sensible, la cual tiene más agua en su cuerpo.

Algo también me dice que toda el agua no tiene porque recoger de las misma forma las emociones, también depende mucho de cómo la tengamos actualmente en el cuerpo, si con más tipo de un elemento u otro en ese momento, cómo si lo comparamos a que el agua de un lago no recogerá igual que la del mar. Eso quizá explique porque a una persona un tipo de canción le dice una cosa y a otra algo diferente, pero también influirá el momento, y esa canción que no te gustaba antes ahora puede sonar un tanto diferente...
La sugestión también tiene su papel por aquí, dejando una emoción impregnada que realice que el agua de nuestro cuerpo sea más receptiva, esos previos que lo modifican todo.

Una última teoría surge, todo posee agua, absolutamente casi todo lo que vemos y tocamos, incluso lo solido tiene agua dentro aunque sea en cantidades ínfimas. Esto demuestra que absolutamente todo el arte tiene agua ¿Por qué no van a tenerlo también las ideas y conceptos abstractos cómo lo es la música? Si somos agua, agua creamos, o al menos formamos y/o modificamos. Las ideas que tenemos que surgen de la nada pueden significar nuestra agua formando nuevas formas en esa creatividad de emociones y recepciones. En ese sentido, el agua es cómo la masilla a formar, una forma de ilimitadas formas y concepciones.



Así que quiero dedicar esta entrada al agua, a ese bien que nos da la vida y del que probablemente surgimos de alguna forma en mares primigenios. A esa sustancia vital que recoge absolutamente todas las frecuencias que nos hacen disfrutar de las maravillas de la música y que nos ayuda a comprender lo que otros vieron mientras construían pasajes inexistentes a través de sólidas notas invisibles.


2 comentarios:

Una entrada en mi opinión muy cierta, yo personalmente creo que esta mas que claro que reaccionamos como el agua ya que al fin y al cabo ¿no venimos de ella?. En los tiempos pretéritos nos arrastramos fuera del agua para evolucionar, pero creo que estas reacciones son tan viejas como el tiempo, sencillamente mágico :)

Ahora entiendo más cosas sobre mi ex...

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites