miércoles, 24 de agosto de 2011

"Una melodía oculta en La Última Cena de Leonardo da Vinci... y sus consecuencias

A partir de esta noticia http://www.meneame.net/story/partitura-da-vinci-oculto-ultima-cena se me creó un debate mental. La noticia habla de un nuevo hallazgo en la "Ultima Cena" del maestro Leonardo da Vinci, la cual parece tratar que si ponemos las cinco líneas de un pentagrama justo encima de la pintura, vemos que coinciden los panes y las manos de sus protagonistas. Un investigador a partir de ello ha deducido de que se trata de una pieza musical, que da Vinci, de nuevo, ha sido pionero en... ¿cómo llamarlo? ¿Pintura musical? Toda una maravilla, de nuevo el genio entre genios superó las limitaciones de su época para salirse con la suya.

El debate mental que comentaba consiste primero en la fascinación por dicho descubrimiento, de una activación de mi mente que me hizo preguntarme más cosas y escuchar las notas que evocan buscando respuestas. Y segundo, la decepción/sorpresa por el escepticismo de los comentarios en dicho enlace... Veamos, ¿cual es el problema?

Me impacta el hecho de algo así, haya acertado o no el investigador hacia la obra de da Vinci, el resultado me parece sorprendente. Grande por la parte que sea, por que incluso equivocandose ha demostrado tener una gran imaginación y conclusión dicho investigador, creando una canción a partir de una suposición.


Creo que a veces nos falta ver más allá, nos falta ser un poquito más comprensibles ante el mundo que nos rodea. Leí en un libro que una persona podría ampliar su mundo de sobremanera con solo sabe enfocar de otra manera las cosas que hay en su casa. Podemos contar así que ya con libros de sus estanterías uno amplia su mundo, pero si va a la cocina puede ver las infinitas posibilidades de coninar, mientras que por otro lado tenemos el ordenador con o sin Internet, ofreciéndonos mil posibilidades de descubrimiento. Y si somos algo más rebuscados, hasta el dormir en nuestra cama o sofá puede aportarnos el infinito mundo de los sueños y el apuntarlos para luego analizarlos, toda una experiencia gratificante.
Mientras que si salimos fuera a conocer gente y mundo, nuestro mundo interior se amplia y hace que "todo cambie alrededor".


En serio, el leer esos comentarios me ofendieron y me dieron pena a su vez, ¿se está muriendo la fascinación? ¿El maravillarse ante el descubrimiento? ¿Ante las nuevas combinaciones de imaginación? ¿Qué rayos le pasa al hombre del siglo XXI? ¿Por qué se muestra tan orgulloso y frío?

Por nada del mundo cambiaría esa sensación de encaje de piezas en el interior de la mente, ese descubrimiento de lógica ante algo que siempre ha estado ahí, que siempre teníamos delante de nuestras narices y que con un simple detalle cambia completamente.

Me da pena que la curiosidad se muera... y no olvidemos que esta es casi sinónimo de imaginación.



(Por otro lado, si queréis ver una noticia similar, pinchad aquí: http://www.eliax.com/?post_id=2903 También muy interesante)

2 comentarios:

Es triste como dices que la gente ya nos se fascine con nada. En referente a lo de la melodía de Da Vinci oculta en la ultima cena me parece algo totalmente increíble fuera intencionadamente o no.
Yo creo que la gente piensa que es una tontería porque en estos momentos parece que la mayoría de gente piense que en épocas pasadas no podían ser ni mas listos ni mas inventivos que en estos tiempos de mejoras a contrarreloj.
También pienso que la gente no se fascina con las cosas porque ni saben ni se les enseña a ello, todo lo que sea arte antiguo es considerado "aburrido", parece que prefieren "consumir" el arte actual, el cual al fin y al cabo a veces mas que arte parece una especie de comida rápida que se consume vorazmente y sin disfrutar.
En resumen, alegrémonos de que aun quede gente que puede alucinar con estos increíbles descubrimientos que nos dejaran claro que el ser humano actual aun tiene mucho que aprender de los antiguos genios.

Si no conocemos el pasado, ¿cómo vamos a entender el presente?

Y ha llegado un punto con el arte que aún pudiéndose inventar y renovarse está estancado por la poca visión que no nos molestamos en desarrollar. El hombre actual simplemente vive dejándose llevar, cuando el mismo podría producir movimiento.

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites